Back to News
Cuidado infantil

Las mamás nos consultan con frecuencia cuando a sus bebés les empiezan a salir los primeros dientes. La salida de los primeros dientes suele ser siempre una experiencia dolorosa par el bebé. Esto se debe a que las encías se rompen para dar lugar a los dientes. En algunos casos el bebé sólo muestra enrrojecimento de las mejillas sin que sufra mucho dolor, pero en otros la experiencia puede ser más traumática y los llantos más constantes.

Desde el mostrador de La Farmacia Central de Gelida damos respuestas, documentándonos esta vez en un artículo de una revista que se edita especial para farmacias.

 

El primer diente de leche suele salir a partir del sexto mes de vida, puede provocar molestias.Lo más común es que los incisivos broten entre los 6 y los 12 meses; los primeros molares entre los 12 y los 18 meses; los colmillos, entre los 18 y los 24 meses; y los segundos molares, entre los 24 y los 30 meses. En total, 20 piezas temporales que se mantendrán hasta los 6/7 años.

dientescuadrp

La tensión que se produce en las mandíbulas y la ruptura de las encías provoca que estas se pongan rojas y se inflamen. Es normal que el niño esté más nervioso o irritable y que trate de morder todo tipo de cosas. Las molestias aumentan en los meses de verano, porque el frío retrae la encía y el calor la dilata.

Los mimos y unos sencillos trucos que te contamos a continuación ayudan a aliviar el dolor.

La mejor forma de tranquilizar al bebé es permitirle morder a placer. Frotarse la encías, les calma mucho. Los dientes se encuentran escondidos en las encías y van apareciendo cuando la mucosa que las recubre se va retirando, capa por capa. Al raspar sus encías con los objetos que encuentran, no sólo reducen la tirantez y el dolor que sienten, también liman la piel y, por tanto, facilitan la salida del diente.

Para ayudarle a aliviar el malestar se puede:

Dar un MORDEDOR INFANTIL. Están fabricados con materiales seguros y algunos incluso se pueden meter en la nevera, no se aconseja meterlos en el congelador ya que el frío helado quemaría sus encías dificultando si cabe aún más la salida de las nuevas piezas. El frío moderado (no congelado) reduce la inflamación e insensibiliza ligeramente la zona.

Ofrecerle un trocito de FRUTA FRESQUITA, lavada y pelada, pero vigilando para que no la parta y se atragante. Debe de ser una fruta que ya la haya probado antes, que le guste y que sepas que no le sienta mal.

Dar un ligero MASAJE EN LAS ENCÍAS con los dedos o con una crema/gel especial, esto les tranquiliza mucho.

FROTARLES LAS ENCÍAS CON UNAS GOTAS DE PARACETAMOL,  es muy efectivo , aunque antes de darle un medicamento siempre hay que consultar al pediatra.

ENTRETENERLE. Cuando se divierte, todo le duele menos. Es importante que los objetos que le ofrezcas para jugar, estén limpios y sean adecuados para morder. Sino se llevará cualquier cosa a la boca para calmar su desazón.

MIMARLE. Los brazos y las caricias de papá y mamá son el mejor bálsamo cuando se sienten molestos e inquietos.

 

De todas maneras si tienes alguna pregunta, no dudes en preguntarnos, desde La Farmácia Central de Gelida intentamos darte soluciones para facilitarte la vida a tí y a los tuyos.

 

Eva  Ribal Barrera

Farmaceutica