Back to News
Consejos Mujer

Futuras mamás acuden al mostrador de La Farmacia Central de Gelida con consultas sobre la aparición de estrías durante el embarazo o, durante la realización de dietas para a y cual es la mejor alternativa par combatirlas y evitar su aparición.

Nuestro consejo es la importancia de la utilización de cremas adecuadas ya que una crema hidratante es insuficiente para prevenir las estrías.

En las siguentes líneas os explicamos qué son y cual es la mejor manera de evitarlas.

Las estrías son unas líneas irregulares de nuestra piel provocadas por la pérdida de la integridad del tejido conectivo de la dermis, rotura de las fibras elásticas de las fibras de colágeno y la capacidad de una regeneración normal. Generalmente esto es causado por el estiramiento de la piel y por factores bioquímicos, principalmente debido al exceso de glucocorticoides que inhiben la actividad y proliferación de los fibroblastos.

Las estrías cambian de apariencia desde su aparición hasta que se hacen crónicas. En la primera fase se conocen como estrías recientes y se reconocen por tener un color rojizo violáceo. blandas y con prúrito, lo que significa que están pasando por su estado inflamatorio.

El paso siguiente de su evolución es el cambio de color, ya que se tornan de un blanco nacarado lo que indica que ya están consolidadas y son una cicatriz. Cuando adquieren esta apariencia, en la zona ya no crece pelo , ni surge sudor ni sebo.

El embarazo es una de las causas más típicas de su desarrollo, sobre todo a partir del segundo trimestre de la gestación. Suelen ser más frecuentes en los primeros embarazos y en mujeres más jóvenes, probablemente porque sus fibras de colágeno son más rígidas.

Sin embargo su aparición está muy relacionada con el efecto de las hormonas. Además, el aumento de la producción de estrógenos dificulta la capacidad de regeneración de los tejidos y provoca que las fibras elásticas se rompan con facilidad. La guerra contra las estrías precisa atacar desde un triple frente:

ANTES DEL EMBARAZO. Empieza a hidratar tu piel si has decidido quedarte embarazada. Se recomienda una hidratación intensa con una crema o emoliente al menos una vez al día después de la ducha y haciendo hincapié en las zonas de mayor riesgo; abdomen, mamas y muslos.

DURANTE LA GESTACIÓN. Utiliza desde el principio una crema específica antiestrías para preparar la piel para resistir la distensión. Lo ideal es que te la apliques dos veces al día, por la mañana y por la noche, antes de que el abdomen y las mamas aumenten de tamaño. Su aplicación debe ser suave y con movimientos circulares para que el producto se absorba adecuadamente.

Cuando te apliques la crema antiestrías en el pecho procura evitar el contacto con el pezón y la areola. Para esta zona existen cremas de cuidado específico que reducen la posible aparición de grietas durante la lactancia materna. Puedes comenzar también a utilizarlas unos meses antes del parto.

DESPUÉS DEL PARTO. Si a pesar de haber mimado tu piel durante más de nueve meses, no has conseguido ganarle la batalla a las estrías, no te desanimes, aún estás a tiempo de combatirlas.

Lo primero que hay que hacer es valorar en qué fases de formación se encuentran, número y grosor. Al principio son de color rojizo, se tornan después violáceas y van perdiendo la coloración hasta formarse la estría blanca que ya se considera una cicatriz en la piel. Los tratamientos son más efectivos cuando la estría no es muy ancha y se encuentra en fase roja o eritematosa.

Si tienes cualquier pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo, desde La Farmacia Central de Gelida, estaremos encantados de solucionar tus dudas.

 

 

Eva Fernández Ribal

Farmaceutica